Noviembre de 2022, inició con el alza del precio del dólar, el cual cruzó la barrera de los $5.000 pesos, un hecho histórico en Colombia, cuya economía, en gran medida se basa en las variaciones de esta moneda. Pero ¿Cuáles son los efectos qué esto causa en la vida de los ciudadanos de a pie? ¿Quiénes ganan y quiénes pierden?

Los ganadores:

Con el alza del dólar, la industria nacional, en especial la que exporta, se vuelve más competitiva frente a la producción extranjera, dado que se produce en pesos y se vende en dólares, lo cual constituye un importante incremento en sus ganancias.

Este incremento también beneficia a los colombianos que reciben remesas de sus familiares en el exterior y las personas que prestan sus servicios laborales en el territorio, pero ganan en dólares.

Los que pierden:

Para las empresas que importan productos o materias primas, el panorama no es muy alentador, dado que estarán generando más gastos al hacer estas transacciones, como consecuencia deben subir los precios de los productos para compensar esa perdida, lo hemos visto en los fertilizantes e insumos agrícolas, en los materiales de construcción e incluso en los productos tecnológicos, entre muchos otros importados. Estos altos costos impactaran notablemente en el consumidor final, que en ultimas es el ciudadano de a pie.

De igual manera, las personas que tenían créditos en dólares también pueden llamarse perdedoras e incluso el estado, que financia sus programas con deuda en dólares.  Las personas que viajan frecuentemente o tiene planeado ir al exterior también verán un incremento en su presupuesto por cuenta del dólar.

En Bogotá se estima que aumentarán los precios de los grupos de agropecuarios y alimentos como consecuencia del alza del dólar. Se les recomienda a los bogotanos comprar productos nacionales.